• dra.cavazzani

¿Qué tan malo es el estreñimiento?

Actualizado: feb 3

El colon es el segmento distal del intestino cuya función es concentrar los residuos del bolo alimenticio formando las heces fecales. Se define como estreñimiento a toda dificultad para evacuar las heces. La dificultad para realizarlo puede estar dada por una baja frecuencia de la deposición o por un esfuerzo para defecar.



Se considera dentro del normalidad defecar al menos una vez cada 3 días y que cueste trabajo la defecación menos de una de cada cuatro veces. El estreñimiento se presenta en aproximadamente un 15% de población y es más frecuente en las mujeres y los adultos mayores de 60 años.


¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento, o a veces también llamado “constipación” es un síntoma muy común en los adultos mayores, puesto que existen múltiples factores que fomentan su aparición a medida que avanza la edad como lo son los cambios que existen en la musculatura intestinal y la velocidad del tránsito intestinal, que en la mayoría de los casos, se enlentece con el envejecimiento.

La poca ingesta de agua que se observa en un gran número de los adultos mayores se asocia también a mayor posibilidad de padecer constipación o estreñimiento, dado que el bolo fecal poco hidratado tiene mayor dificultad para movilizarse a través del intestino.


El estreñimiento se puede acompañar o no de distensión abdominal, meteorismo (gas intestinal abundante), la presencia de ruidos intestinales audibles, dolor de tipo cólico intermitente y sensación de evacuación inminente sin lograrlo.


¿Cuáles son las causas del estreñimiento?


El estreñimiento se considera un síntoma más que una enfermedad y como síntoma puede ser la consecuencia de múltiples causas. En general, se distinguen dos formas de estreñimiento: el estreñimiento crónico, aquel que se ha presentado por un periodo largo de tiempo y el estreñimiento agudo que es aquel estreñimiento que aparece de nuevo en un periodo de semanas o meses. Este último suele estar relacionado con la aparición de un problema en el intestino grueso, la toma de fármacos o un cambio de hábito alimentario.


Las principales causas son: falta de fibra en la alimentación, cirugías abdominales previas, enfermedad vascular intestinal, algunas enfermedades crónicas como diabetes mellitus tipo 2, medicamentos que disminuyen la motilidad del colon (algunos antiácidos, antidepresivos, anithistamínicos, suplementos de calcio y hierro, analgésicos opiodes, entre otros) o tumores intestinales que generan obstrucción intestinal.


Dentro de las complicaciones del estreñimiento están la aparición de hemorroides, enfermedad diverticular, hemorragias rectales y oclusión o suboclusión intestinal.

¿Cuál es el tratamiento del estreñimiento?


El tratamiento convencional incluye de manera inicial aumento en la fibra en la alimentación aumentando el consumo de cereales integrales (salvado de trigo, avena, arroz integral), leguminosas como frijoles, lentejas, alubias y habas; frutas y verduras de preferencia crudas para mantener la fibra y sus propiedades nutrimentales y por supuesto mantener un consumo de líquidos de 1.5 a 2 litros de agua al día.

Iniciar o mantener actividad física constante es fundamental para fomentar el movimiento intestinal.


¿Qué puedo tomar para el estreñimiento?


En cuanto al manejo farmacológico se encuentra de manera inicial el uso de fibras adicionales que son utilizadas como complementos a la dieta. Estas fibras pueden ser o no hidrosolubles, inclusive con sabores pero debe tomarse siempre en cuenta el contenido de azúcar adicional que pueda ser o no tolerada por cada paciente.

Los laxantes son aquellas sustancias que favorecen la evacuación que pueden ser de origen natural o sintético.


Los moduladores gastrointestinales y procinéticos que favorecen el movimiento intestinal (peristáltico) y ayudan a acelerar el tránsito intestinal.

Los antiflatulentos son medicamentos que se utilizan cuando existen flatulencias; estos fármacos disminuyen la tensión superficial de las burbujas de gas que se encuentran dentro del intestino generando que no se produzcan grandes burbujas de gas, sino pequeñas y múltiples.


Es, sin embargo, el estilo de vida (alimentación, hidratación suficiente, actividad física continua) lo que repercute con mayor fuerza sobre la salud intestinal.

Dra. Mónica Cavazzani Silva

Médico Getriatra

Ced. 7530290 ULSA | Esp.10300950 UNAM

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
SUSCRÍBETE Y ENTÉRATE ANTES QUE NADIE
Aula Magna 50.png

​ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon

Consulta nuestro Aviso de Privacidad

© 2020 Gerimed.

Dra. Mónica Cavazzani Silva

Médico Geriatra

Ced. 7530290 ULSA | Esp.10300950 UNAM

Hospital HMG 

Consultorio 517 
Av división del norte 3395
Col El Rosario 
Coyoacan